28 octubre, 2021

VARIANTE DELTA: EE.UU DIÓ MARCHA ATRÁS Y PIDE A LAS PERSONAS VACUNADAS QUE USEN BARBIJO

La recomendación fue realizada por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, de gran influencia en las decisiones del gobierno. Preocupación por una nueva escalada de contagios.

Dos meses y medio después de haber recomendado su eliminación para los vacunados, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) volvieron a recomendar que los estadounidenses con el esquema completo de inoculación vuelvan a llevar mascarilla en interiores en la mayor parte del país, además de en las escuelas.

El cambio de postura del organismo responde al aumento de contagios en el país por la variante Delta, mucho más contagiosa y que supone ya al menos el 83% de los casos de Covid-19 secuenciados en Estados Unidos.

“En zonas con índices altos o notables de contagios, los CDC recomiendan que las personas completamente vacunadas lleven mascarilla en lugares públicos e interiores”, dijo Rochelle Walensky, directora de los CDC, en una conferencia de prensa.

Además, recomendó el uso de mascarilla para todos los que asistan a una escuela, desde el preescolar hasta las que enseñan a estudiantes de 18 años, “incluidos los profesores, el personal, los alumnos y los visitantes, sea cual sea su estatus de vacunación”.

A mediados de mayo, a medida que avanzaba la campaña de vacunación en los Estados Unidos, los CDC señalaron que quienes ya tuvieran el esquema completo podían prescindir del barbijo durante la mayor parte del tiempo, incluso en interiores. La recomendación se extendió durante poco más de dos meses.

El cambio de dirección se debe a la preocupación que generó en los CDC la revisión de nuevos estudios que indican que “en casos excepcionales, algunas de las personas vacunadas e infectadas con la variante Delta pueden ser transmisibles”, según afirmó Walensky.

Casi dos tercios de los condados de Estados Unidos tienen índices altos de transmisión de la Covid-19, según los parámetros de los CDC, por lo que las recomendaciones de la agencia se aplican a la mayor parte del país.

A finales de junio, ante la expansión de la variante Delta, la Organización Mundial de la Salud (OMS)deslizó que los vacunados debían seguir llevando mascarilla, sobre todo si se encontraban en zonas con una gran incidencia de contagios. Sin embargo, Estados Unidos mantuvo sus directrices y prefirió atenerse a las recomendaciones de los CDC.

En la última semana, los contagios subieron casi un 47% en el país, y los ingresos hospitalarios por la enfermedad aumentaron el 32 por ciento. Estados Unidos tiene al 56,4% de su población mayor de 12 años vacunada con dos dosis, aunque la campaña de inmunización se encuentra estancada, a punto tal de que el país salió de la lista de los 10 que más vacunan.

El anuncio de los CDC se ubica en línea con el mensaje emitido hace dos días por Anthony Fauci, principal epidemiólogo de los EEUU.

Florida: alarma por la propagación de contagios

La alarma se desató en varias partes del país, pero se observa con nitidez en la Florida. Aproximadamente una quinta parte de todos los casos nacionales en las últimas dos semanas se originaron en ese estado.

Según un informe de The New York Times, un mes atrás había solo 14 pacientes con Covid-19 admitidos en dos hospitales de la Universidad de Florida, en Jacksonville, contra más de 140 personas de hoy.

Se trata de una multiplicación por 10 en cinco semanas y la mayor cantidad de pacientes con coronavirus que estos hospitales tuvieron durante la pandemia.

La mayoría de los casos son de personas no vacunadas. Incluso la cantidad de pacientes con Covid-19 internados en los dos nosocomios de Jacksonville es más alta que en el verano boreal pasado, cuando el coronavirus azotó Florida y más aún que durante el invierno, cuando el virus alcanzó niveles devastadores en todo el país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *